One Piece y política. Por qué One Piece es mejor que Juego de Tronos.

Ayer acabé la entrada sobre técnicas de creatividad y tuvo bastante éxito. De hecho con estas entradas recibo bastantes visitas en comparación con las que recibo cuando hablo de anime o de One Piece, así que aprovecho mi efímera fama (ja) para reivindicar la que considero una obra maestra.

Sin que sirva de precedente, voy a hacer una comparativa sobre calidad estética porque me da la gana y, si me contradigo en alguna cosa, quiero que sea con esto. Además, quizás así saque a los fantasmillas del blog, aunque sea solo para que me lancen a la hoguera.

Dicho esto, vengo a comparar One Piece con Juego de Tronos o (Canción de Hielo y Fuego para los hamijos) y afirmo sin pelos en la lengua que One Piece es mejor en la representación política de su universo en comparación con el nuestro. Creo que no será necesario decir que para hacer la comparación tendré que soltar spoilers a punta pala, así que ya estáis avisados.

Antes de empezar, es conveniente marcar las diferencias entre las dos obras. Sin lugar a dudas, hay diferencias abismales en ciertas cosas. Mientras que Meñique es el mejor ejemplo de que en el Juego de Tronos no puedes fiarte de nadie


One Piece está plagado de momentazos como estos y su trama utiliza con mucha más frecuencia la comedia, sin emplear un sentido del humor ácido en ningún momento.


Vale, también es cierto que mientras que Martin puede matar a un personaje por estornudar en el momento equivocado, a Oda no le gusta acabar con sus criaturas ni aunque les explote una bomba en la cara y las muertes de personajes importantes se pueden contar con los dedos de una mano. Sin embargo, a pesar de esto, hay muchas semejanzas en ambas obras, ya que las dos tratan a menudo temas políticos de gran relevancia.

Un gran punto de conexión es la importancia de la fuerza de ciertos personajes y cómo se establece entre ellos una jerarquía que otorga sentido al equilibro de fuerzas de los tableros de ambas historias. En One Piece esto se ejemplifica claramente con los carteles de recompensa, pero en Juego de Tronos también aparece cuando se comparan las fuerzas de los espadachines. Y no hay que olvidar que estos espadachines se reparten entre todas las facciones de Poniente. De esta manera, los Lannister cuentan con La Montaña y anteriormente con Jaime, el Gran Jon, Brienne y cia. pelean por los Stark y Daenerys tiene dragones.


En JdT los combates uno contra uno no son tan frecuentes como en One Piece, pero también tienen importancia para el desarrollo de la trama. Sin ir más lejos el juicio por combate entre Oberyn y la Montaña fue el desencadenante que provocó en gran medida la caída de la casa Lannister. No obstante, aunque en apariencia One Piece destaque más por darse de hostias en los grandes momentos y JDT le dé más al politiqueo, el manga de Oda me parece mucho más complejo a la hora de desarrollar las intrigas políticas, que se tratan mucho en JdT decisiones estéticas. Para entenderlas vamos a irnos a la antigua Grecia.

Según el paradigma clásico cuyas bases teóricas sentó muy bien Aristóteles, el concepto de arte es la mímesis, es decir, la imitación de la realidad. Aunque en JDT haya dragones, zombis, gigantes y niños-árbol, su premisa estética es rechazar el "maniqueísmo" de la fantasía épica implantado por Tolkien (esto también merece una entrada aparte para indignarme a gusto) y mostrar unos conflictos más acordes a la realidad, donde hay muchos más matices de grises. En cambio, One Piece se basa en girar la trama en torno a un héroe que cae simpático al espectador y así generar euforia cuando consigue éxitos. Esto también se conoce desde la época de los griegos y ya lo reflejó Aristóteles en su poética, aunque él creía que para conseguir la catarsis del lector este debía sufrir. Bueno, aquí vemos que bajo los mismos principios se pueden conseguir fines estéticos diferentes y, mientras que una obra tiende más a lo "realista" y a mostrar los matices del ser humano, otra tira, en teoría, a lo cómico y a lo ideal.

A partir de aquí vamos a coger dos escenas icónicas de ambas series.




Ambas sirven para marcar el discurso ideológico de ambas series. En OP, el mensaje de superación y salir adelante a pesar de los duros que sean los obstáculos del camino. En JdT, para demostrar que en la vida real los buenos no ganan siempre y que el mundo real es duro. En ambas escenas se juega con el horizonte de expectativas del lector. Todos quieren ver sobrevivir a Eddard y Ace, pero al final ambos acaban muertos. Sin embargo, si lo importante es el "REALISMO" y la complejidad del discurso ideológico la muerte de Ace es mejor escena.

En JdT la muerte de Eddard representa cómo el triunfo del honor y de una moral recta solo triunfa en un contexto estético idealizado y a la vez demuestra cómo se puede fraccionar un país por una mala decisión política (en este caso cuando el rey Joffrey decide saciar su sadismo y poner la cabeza de Stark en una pica). Sin embargo, si nos fijamos los hechos que desencadenaron en la ejecución de Eddard y sus consecuencias, que defienden el discurso ideológico de JdT de que el poder es lo que mueve todo y que este solo puede ejecutarse de forma pragmática, los hechos que llevaron a la muerte de nuestro Stark favorito están construidos de forma bastante simplista y con trampas del autor.

Dicho de forma burda, JdT se basa en lo siguiente: si eres una persona moralista y sigues al cien por cien tus principios, eres idiota. Si eres un monstruo sin moral da igual lo que hagas que vas a ganar, al menos hasta que toda la gente decente esté bajo tierra o muy puteada. A partir de entonces aparecen otra gente o más retorcida o más cabrona para acabar con los antiguos malos malosos y seguir demostrando que el mundo es una mierda. Ejemplos:

1. Eddard acaba sin cabeza después de hacer un plan más o menos sin fisuras porque Sansa (chica idealista) se escapa de los guardias de su padre en el momento donde deberían estar más pendientes de ella para chivarse a los Lannister de los planes de su padre. Ah, y porque Meñique ve el futuro y sabe que, a pesar de los indicios que muestran que el bando más inseguro es el de los Lannister por todos los enemigos que tienen, estos son el caballo ganador en ese momento porque todo les saldrá a pedir de boca en su lucha contra los Stark.
2. Tras la muerte de Eddard y la proclamación de los cinco reyes, los Lannister están con el agua hasta el cuello por querer ser unos cabrones y joder a todas las grandes casas. ¿Qué sucede? Pues a pesar de que Robb Stark les gane todas las batallas, por unas cosas u otras, todos los giros de guion les son favorables a ellos de forma cantosa (incluido que Robb rompa un tratado de alianza por querer ser buena persona y no querer deshonrar a una muchacha que estuvo en el momento indicado para liarla parda, porque ya sabemos: ser una buena persona es de imbéciles).
3. La caída en desgracia de Tyrion y Daenerys se debe, por un lado, a que los malos quieren al pobre personaje honorable muerto (Tyrion) y Daenerys mete la pata por querer romper la esclavitud. Vamos, que tenga dragones y el ejército más poderoso no le sirve de nada porque ser buena persona es la peor decisión política que puedes tomar.

Estos son los ejemplos más claros de la simplificación política que hay en JdT. Sí, soy consciente de que muchos personajes representan ideologías distintas respecto al poder, pero al avanzar la trama se ve que las más prácticas son las que están basadas en el deseo absoluto de poder y la destrucción de aquellos que representan una moralidad más cercana al idealismo. Porque ya sabemos: idealismo moral, caca. La política se basa en ser una hiena sin sentimientos.

Bueno dejando mi hateo sobre el discurso ideológico de JdT (os aseguro que la saga me gusta, sobre todo por cómo utiliza el horizonte de expectativas), ahora me centraré en OP y en por qué considero que tiene un discurso político más interesante a pesar de tirar a lo idealista y tomaré de base la muerte de Ace.

La ejecución de Ace está pensada al milímetro y no es una decisión de que una persona idiota pueda frustrar por un deseo de sadismo. A Ace lo ejecutan para legitimar la idea de la justicia de la Marina y mantener el discurso de que Gol D. Roger es el mal por atreverse a desafiar el sistema y vinculan la imagen del Rey de los Piratas a la del pirata criminal y asesino, obviando que para Roger ser pirata significa otra cosa. Ace ha crecido en un entorno donde se aceptaba ese discurso de la Marina y, sin quererlo, lo ha asimilado creyendo que él era un monstruo simplemente por existir y mantener viva la idea del símbolo que representa Gol D. Roger. Eso no quita que él ansíe la libertad de poder decidir su destino y abrace inconscientemente el mismo camino que el padre al que tanto odia. Al final, esta segunda idea, la de vivir para poder forjar su propio camino, es por la que se decanta Ace al ver que sus compañeros piratas representan un modo de sociedad distinto al de la Marina. Por eso recoge fuerzas para luchar y poder escapar.

Por otro lado, en este momento tenemos a Luffy tratando de liberar a su hermano mayor. Un Luffy que sigue el mismo ideal de libertad de Ace y, siendo consecuente, idolatra a Gol D. Roger al no tener el conflicto que tiene Ace con su padre. Al principio, Luffy es un completo idealista, pero se da cuenta de que el mundo es más complejo. En Sabaody se percata de que la Marina protege a un sistema corrupto y desquiciado (el de los Dragones Celestiales), en Marineford se choca con la dura realidad de la forma más bestia: se da cuenta de que enfrentarse él solo contra el sistema es una misión imposible. Además, por mucho que deseara salvar a Ace, la Marina lo mató delante de sus ojos y solo pudo sobrevivir porque contó con la ayuda de muchísimas personas.

Si nos damos cuenta, aunque Luffy hubiera derrotado a sus adversarios en un combate uno contra uno, siguiendo el modelo típico de trama de un manga shonen, en sus grandes batallas siempre ha sobrevivido por contar con ayuda del exterior, sobre todo en los conflictos de carácter político. En Arabasta no triunfaron porque él le partiera la cara a Crocodile, sino porque gracias a su ayuda todo el reino y Vivi decidieron hacer frente a la crisis y, entre todos, consiguieron acabar con la amenaza. En Thriller Bark sucedió lo mismo. La victoria fue posible gracias a la ayuda de todos los enemigos de Moriah, que vieron en Luffy un medio con el que conseguir derrotar al villano opresor. Sin embargo, a pesar de todas sus victorias, Luffy no logra cambiar el sistema político de su mundo porque todos sus gobernantes tienen cabeza y saben que la mejor forma de mantener el poder es no generarse enemigos innecesarios. Así, el gobierno establece buenas relaciones con los aliados que le permiten mantenerse en el poder y, sobre todo, cuida mucho su imagen frente a la sociedad, porque si esa imagen se rompe, su sistema cae.

En JdT para perfilar a los Lannister como unos villanos tradicionales se muestra cómo cometen actos que, políticamente, no son muy inteligentes. Como, por ejemplo, ponerse a arrasar aldeas y masacrar a toda la población impunemente. Al final la jugada les salió bien porque Robert la palmó en una de las conspiraciones de Cersei justo antes de que Eddard pudiera aplicar justicia, pero a no ser que Tywin Lannister viera el futuro, comportarse como unos criminales y ganarse el odio del pueblo es una idea de bombero, teniendo en cuenta que tienen enemigos en todas las Grandes Casas.

Todos los grandes poderes de OP son conscientes de la importancia de las alianzas y de cómo se controla mejor a una sociedad. Por eso no se lanzan a pelear los unos con los otros como pollos sin cabeza, sino que se centran en mantener su área de influencia y en ganar alianzas para obtener más poder. Los matrimonios concertados de Big Mom se encuadran dentro de este pensamiento y por eso son tan importantes. La única boda que esconde una traición es que la realiza con el Germa y, aunque haya un punto de indeterminación enorme sobre por qué le conviene más matar a unos posibles aliados que mantenerlos a su lado, esta decisión no es tan descabellada. El Germa es un reino que iba a perder el apoyo del Gobierno Mundial al aliarse con unos piratas, no tiene tierras que puedan interesarle a nadie, son famosos por su falta de piedad (anda, como los Lannister), así que si Big Mom acaba con ellos, nadie los echará de menos, sobre todo porque estos no tienen en cuenta todas las consecuencias que han provocado sus actos y sus decisiones políticas.

Al final, tras haber visto las bodas de Oda y Martin , no voy a acercarme a un altar ni de coña

Con todo esto, sostengo que el sistema político de One Piece es más complejo porque tiene en cuenta más factores y su trama no se sostiene en una infinidad de decisiones pensadas en beneficiar a un solo bando por motivos ideológicos y/o estéticos. Cierto que a Luffy le sale bien casi todo, pero eso se basa en dos razones principales:

1. El gobierno de One Piece está a punto de caer porque Gol D. Roger la lió parda en su día y aún no se ha recuperado.
2. Luffy no se mete con mucha gente y en realidad es el detonante que acelera que todos los oprimidos por el villano de turno se le lancen todos a la vez y este no pueda contenerlos.

Por otra parte, el discurso ideológico de One Piece me gusta más porque no se basa en que el mundo es una mierda, sino que refuerza la idea de que se puede salir adelante de todo si cuentas con la ayuda necesaria. En cierto sentido, aunque One Piece sea idealista, tiene los pies en el suelo y no peca de simplista, porque es obvio que luchar contra un sistema tú solo es complicado.

Y aquí acaba el tochaco de hoy. Como quería comparar One Piece con Juego de Tronos no he profundizado en temas muy interesantes que se tocan en algunos arcos del manga. Sobre JdT ya ha escrito mucha gente, y muy bien además, porque el diseño de personajes de esta saga es muy bueno. Así que para compensar, ya que sigo defendiendo que si comparamos temas comunes de OP y JdT, One Piece gana de calle, seguiré subiendo entradas sobre este manga porque se merece más reconocimiento.

Si alguien quiere sangre en los comentarios, estoy dispuesto a batirme por Luffy.

Comentarios

  1. Yo soy una gran amante de Canción de Hielo y Fuego (Juego de Tronos... meh, es entretenido, pero al final no es más que un fanfiction), pero me gusta mucho leer reflexiones y comentarios críticos sobre el tema aunque vayan en su contra. No puedo aportar mucho porque mi experiencia con OP se limita a haber visto algunos capítulos del anime, así que no he podido presenciar las tramas políticas que aparecen en ella, pero estoy muy de acuerdo en que idealismo y el optimismo son muy necesarios, y más hoy en día. No sé si esto estará relacionado también con lo que hablábamos hace poco del elitismo cultural, pero por algún motivo existe la cochina manía generalizada de pensar que si algo es positivo, alegre y ligero es automáticamente peor que algo oscuro y deprimente... y no solo en literatura y televisión, sino incluso en la música. Es como si se percibiera como más realista y maduro.
    En fin, que aunque me falten datos y sea fan de Martin, he disfrutado mucho la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. A pesar de que fui a machete a mí también me gusta Canción de Hielo y Fuego y la serie también la veo a falta de libro. Soy un bicho raro porque de hecho te puedo coger mi serie favorita y ponerla a parir sin problema jajaja

      Me alegro de que te gustara la entrada. Empiezo a darme cuenta de que al hablar de One Piece es fácil que la gente se pierda porque la serie es larga y los tropecientos capítulos del anime desaniman a cualquiera que piense en ponerse al día. Sin embargo, si te lees el manga enseguida te pones al día. De hecho, yo solo he leído todo el manga y del anime he visto cosas sueltas.

      Lo que dices sobre que se valora más lo dramático es triste que sea cierto. Pero en fin me parece que está empezando a valorarse también lo idealista y lo cómico sin tener que rajar del drama, así que no estamos tan mal como antes en ese sentido.

      Un saludo y gracias por pasarte, Lady Nemo ^^

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Técnicas de Creatividad. Primera Parte: horizonte de expectativas

Técnicas de Creatividad. Segunda Parte: puntos de indeterminación.

Presentación de distintas corrientes de la Teoría Literaria