Presentación de distintas corrientes de la Teoría Literaria

Tras una encuesta realizada mientras ordenaba mi casa (que quedó en empate y de nada sirvió), he decidido hablar sobre un tema que me parece interesante y del que no se suele hablar mucho, al menos fuera de los círculos académicos, que es el de la teoría literaria.

En primer lugar, hay que definir qué es la teoría literaria para no dar lugar a confusiones. A la hora de estudiar o abordar la literatura se pueden tomar varios enfoques. Uno de ellos, el más conocido, pues es el que se aplica en la enseñanza secundaria, es el de la Historia de la Literatura: una lista de autores, corrientes y obras donde se señalan las características más importantes de cada época. Otro de los más populares es el de la crítica literaria, donde gente sin escrúpulos despedaza a grandes o pequeños autores sin hacer discriminaciones de... Bueno, este tema es peliagudo así que lo dejamos.

La teoría literaria, por el contrario, prefiere analizar qué es lo que hace literario a un texto y las características que lo forman, así a grandes rasgos y sin profundizar mucho. No hay que confundir la crítica literaria (que tiene varios tipos) con la teoría. Para hacer crítica puedes conocer teoría, aunque no es imprescindible. Al mismo tiempo, se puede ser teórico sin importarte lo más mínimo la crítica. De hecho, a mí personalmente me interesa más la teoría que la crítica, porque la teoría la puedo aplicar a la escritura o para disfrutar textos que pueden no gustarme en un principio. En cambio, la crítica me roba la felicidad y el alma poco a poco.

Más o menos este soy yo cuando leo y empiezo a hacer crítica por costumbre

Dicho esto, hamijos, la teoría literaria no es una ciencia con análisis y conclusiones cien por cien objetivas porque lo que estudia es la literatura y no el apareamiento y cría del flamenco (Ejemplo chorra. De hecho, no estoy seguro cien por cien de que haya una ciencia cien por cien objetiva. Dios te maldiga, posmodernismo). Y como en otras ramas de las humanidades, la teoría literaria tiene varias corrientes con distintos enfoques y metodologías. Antes de empezar a enumerarlas, quiero aclarar la diferencia que hay entre las escuelas teóricas y las poéticas. Mientras que las poéticas se centran en cómo se debe crear un texto literario según una serie de principios estéticos, las escuelas se ciñen al análisis de los textos ya escritos sin importarle el género o la corriente a la que pertenecen.

Tras esta aclaración, comencemos:

Formalismo ruso/estructuralismo: Sí, acabo de decir que veremos una a una y nada más empezar junto dos. La razón de esto es que el formalismo, la primera corriente teórica propiamente dicha, por las circunstancias del contexto en el que se desarrolló (la URSS) tuvo un fin más o menos rápido y evolucionó hacia el estructuralismo con los teóricos que huyeron de Stalin.
Las características de esta corriente, que como ya dije fue la primera que se formalizó a partir de una metodología propia de estudio del texto literario, fue la búsqueda de la literariedad del texto a través de sus mecanismos lingüísticos. Surgieron así conceptos como el de extrañamiento que han sido utilizados posteriormente por otras corrientes y la aparición de las funciones del lenguaje.


Modelo de comunicación de Jakobson hecho por Laura Coratge porque la tecnología y yo nunca nos llevamos bien.

Lo que diferencia, primero al formalismo, y después al estructuralismo de otras corrientes es su metodología de análisis que se basa en gran medida en estudios lingüísticos. A mi gusto esto deja muchos factores interesantes de la comunicación que se produce al leer un texto literario, modelo que fue desarrollado por Jakobson, uno de los principales teóricos de esta corriente.

Estética de la Recepción: en esta escuela el principal interés es cómo el receptor procesa los elementos del texto literario. El objeto de estudio es, por lo tanto, el lector y las características textuales o extratextuales que influyen en su lectura. Un concepto muy interesante trabajado en esta escuela es el de horizonte de expectativas, que se basa en lo espera cada persona de un texto y como estas expectativas influyen en ella cuando se cumplen o se rompen por completo.

Teoría feminista: entrando fuerte, el feminismo también aborda todos los sesgos de género que puede haber en la recepción de un texto o en su propia escritura. Esta corriente es la más complicada de definir porque tiene muchas ramas dentro de ella, siendo todas igual de interesantes. Sinceramente, creo que lo mejor sería recomendar Feminismos literarios, antología coordinada por N. Carbonell y M. Torras de Arco Libros, donde se recogen artículos de Judith Butler, Spivak , Ebert y otras importantes teóricas feministas. Si alguien quiere adentrarse poco a poco en la teoría literaria feminista, este libro es una de las mejores opciones.

Marxismo: aquí quiero diferenciar entre la corriente teórica que suplantó al Formalismo Ruso en la URSS con la que se desarrolla en la actualidad. Esta se centra sobre todo en analizar los discursos ideológicos que aparecen en los textos literarios y que se enmarcan dentro del contexto de la lucha de clases. Obviamente, en esta corriente se emplean conceptos propios del marxismo como hegemonía, base y superestructura para analizar cómo la literatura puede emplearse para validar un discurso dominante o luchar contra él. En este punto, sus análisis son muy parecidos a los de algunas teorías feministas y emplean una metodología similar.

Poscolonialismo: esta corriente se centra en estudiar los efectos de la dominación colonial en la Literatura. Me sabe mal no poder decir mucho aquí porque no es mi especialidad y no he profundizado en la metodología que emplea esta corriente. Sí, sé que al igual que el feminismo y el marxismo analiza, entre otras cosas, los discursos ideológicos de los textos y los estudia en su propio contexto. Así que, sintiéndolo mucho, quizás cuando lea más sobre el tema suba una entrada para corregir esto, porque es una corriente que debe ser más conocida.

Posmodernismo: con la Iglesia hemos topado, Sancho. En realidad, no es que el posmodernismo sea más complicado que otras corrientes, porque algunas como el feminismo exigen leer los textos con mucho cuidado para no meter la pata, pero ciertamente dado que se habla mucho del posmodernismo en contextos distintos, cuesta mucho precisar. Bueno, lanzándome a la piscina, en lo que se basa el posmodernismo es en la demostración de que todo lo que hemos construido culturalmente, todas nuestras grandes verdades y conceptos, son solo construcciones. No hay ninguna verdad absoluta. Ojo, cuidado, esto no quiere decir que defienda un escuela de análisis donde cualquier afirmación es válida dado que no puede existir ningún conocimiento irrefutable. Simplemente trata de demostrar de que todo es revisable y moldeable según la perspectiva, apareciendo así conceptos como el de la deconstrucción.


Bueno, esta presentación de algunas de las corrientes teóricas más importantes es muy sencilla y me he dejado muchas cosas en el tintero para poder describirlas de forma clara sin hacer un tochaco, pero me parecía interesante hablar de ellas para ver cómo un texto puede ser analizado de formas distintas y así, para lo que el marxismo puede ser un texto interesante, para el estructuralismo no puede serlo tanto y viceversa. Al margen de esto hay metodologías que pueden ser utilizadas por todas las corrientes, como la semiótica. Sin embargo, profundizar sobre esto haría que la entrada se alargara más y más. En mi siguiente entrada, quiero hablar sobre cómo conceptos sacados de estas corrientes pueden ser empleados desde la creatividad para mejorar los textos.

Así pues, espero que está entrada haya sido de utilidad y espero acabar la próxima entrada cuanto antes porque creo que ambas se compenetran muy bien. Si a alguien le interesa conocer más sobre alguna corriente, puede escribir un comentario y paso bibliografía sobre el tema sin problemas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Técnicas de Creatividad. Primera Parte: horizonte de expectativas

Técnicas de Creatividad. Segunda Parte: puntos de indeterminación.

One Piece e ideología: El arco de Dressrosa