sábado, 4 de abril de 2015

Orlando Vengador

Me ha costado mucho decidirme a hacer esta entrada por varios motivos. Uno de ellos es que todavía no me creo lo que me está pasando. El otro es que no quiero influir en la lectura del libro. Creo que lo mejor es que el lector saque sus propias conclusiones a raíz de la lectura del bolsilibro, sí bolsilibro. Sin embargo, como trabajo con una editorial pequeña, pero muy eficiente, también es mi deber echar una zarpa a la editorial con la publicidad y, como hay cosas que solo yo puedo contar, pues he decidido lanzarme a la piscina. Allá vamos.


Sinopsis: En una ciudad donde los caballos mecánicos tiran de pomposos carruajes, las motos no llegan a tocar el asfalto y las guerras de bandas se disputan las oscuras calles, surge Orlando, el vengador enmascarado. Un misterioso héroe, demasiado cercano a Lady Violet, que prefiere pelear a capa y espada que con potentes armas eléctricas.

Pero ¿quién se oculta tras la máscara de Orlando? Eso se pregunta tanto la banda del temible William O’Shea como el inspector Wallace. Parece que todo confluye en un punto: la mansión de Lady Conrad. ¿Se habrá traído Lady Violet un asesino, un protector, de sus viajes por Italia y España? ¿Acaso es su amante?

Una cosa está clara, Orlando solo responde a su propio código moral. No duda en desafiar a la policía y a las mafias por la justicia. Los obreros se revuelven contra su yugo, una nueva y poderosa banda con extrañas armas se organiza en secreto… la nobleza está más amenazada que nunca.

¿Conseguirá Orlando imponer la paz y la justicia en la ciudad? ¿Conseguirá proteger a Lady Violet?


En primer lugar habría que hablar del género del librillo. Orlando es una novela pulp. ¿Qué es el pulp? Pues es un género que nació a principios del siglo XX, siempre enfocado hacia lectores que solo buscan entretenimiento, y que debe su nombre al tipo de papel con el que se publicaban las obras de dicho género. El pulp es algo muy amplio y abarca todo lo que se puede considerar como Literatura B (fantasía, ciencia ficción, noir, erótica, homosexual...) Autores famosos de estilo pulp son Robert Howard, autor de Conan el Bárbaro o Solomon Kane; Lovecraft y su terror cósmico o Arthur Conan Doyle entre otros. A su vez, el pulp es heredero de la novela de folletín, donde tenemos a Stevenson o Dumas entre otros. No soy un experto, así que si queréis saber cómo se desarrolla el pulp en la actualidad y algo de su historia, os recomiendo que veáis esta entrada de Julio M. Freixa, el editor que me ayudó a crear Orlando.


Orlando se enmarca dentro del neopulp mencionado en dicho artículo y, aunque lo escribí a toda velocidad, tiene bastante historia detrás. Todo empezó cuando descubrí la revista digital Ánima Barda, que pretendía hacer renacer el estilo pulp en España. En dicha revista empecé a publicar relatos y a desenvolverme con el estilo pulp, un estilo que no es el mío, pero que me apasionaba por todas las oportunidades que me ofrecía. Nunca le he hecho ascos a experimentar con cosas nuevas y, desde luego, no voy a arrepentirme de haber conocido el pulp. A lo que iba, mientras mandaba relatos para Ánima Barda, empecé a pensar en qué tipo de proyecto podría encajar dentro del pulp. Quería un proyecto que me permitiera mandar relatos a Ánima Barda de forma continuada si alguna vez se me acababan las ideas o no podía exprimirme el cerebro para cumplir los encargos para el número de la revista, que solían, y suelen, hacer ejemplares temáticos.

Número viejuno de Ánima Barda online

Pensando y pensando, me di cuenta de que había un tipo de publicaciones heredera del pulp que me vendría de perlas para mis intenciones si conseguía hacerme con ella: los superhéroes. Vamos, una temática que ahora apenas se lleva.

Estas cosas dan para muchas pelis, y cómics, y libros, y series de dibujos.

A pesar de que estuve pensando mucho en la idea, no di forma a Orlando hasta mucho tiempo después. Es difícil crear un superhéroe sin hacer más de lo mismo y que además sea atractivo. Por suerte, hago muchas cosas aparte de escribir y mientras hacía teatro descubrí qué enfoque debía darle a mi héroe. Tenía que centrar en torno a él algo en lo que piensan todos los jóvenes: sexo, sexo y sexo, o eso es lo que dice al menos la madre de Brian, y esa mujer para mí es Dios. 50 sombras de Grey le da la razón también.

Si a alguien le interesa, el teatro no dejó de reír en toda la función, y ahora mismo estamos preparando The Rocky Horror Picture Show. Si es que cuando me pongo a hacer publicidad, no paro.

Antes de que alguien se forme una idea equivocada, quiero aclarar que Orlando no es una novela erótica. De hecho, en la antología de relatos eróticos-románticos en la que participé con la editorial Pulpture fui uno de los más mojigatos. No, en este libro el sexo se trata de una forma distinta y está relacionado con algo que me gusta mucho y que es el tema de la identidad; para algo escribo con seudónimo. Es más, el título de la novela hace referencia a una novela de Virginia Woolf que me encantó y que fue un precedente en el tratamiento de ciertos temas. Ya no doy más pistas, que para algo existe la wikipedia. Solamente quiero añadir que la idea para mi superhéroe cuajó al leer ese libro y hacer conexiones después con mi mente enfermiza. Si es que las clases de Canon Literario en las que leíamos a Cervantes me dejaron tocado.

¿Tardaba en aparecer la viñeta de Mafalda?

El resto ya fue sobre ruedas. Mandé el boceto de proyecto a Pulpture. Era un relato que había escrito para el Nano que organizó el foro de LGG. Julio M. Freixa me dio su opinión y me ayudó a fortalecer el proyecto, haciéndolo más pulp. Quiero recalcar que el pulp es, ante todo, literatura popular y Orlando trata de imitar a los bolsilibros que había en España hace bastantes años y a las novelas de folletín del XIX. Después de charlar con Julio, que me recalcó que cada novela debía tener un objetivo y villanos claros, mandé la novela acabada a los jefazos de Pulpture. Cris, uno de los editores, me dijo que le encantaba y que me mandaba unas cuantas correcciones. Ya empezaba a dar saltos y me encontré con un word que era más o menos esto:

La diferencia con mi word estaba en que los fallos de sintaxis, gramática, ortografía y trama estaban con distintos colores. Un poco más y mi manuscrito acaba pareciendo la bandera del Orgullo Gay. Anécdotas del proceso de edición.

La corrección y edición fue larga. Pulpture sube a youtube vídeos sobre su trabajo en la editorial y en el primero, que podéis ver aquí, hablan de Orlando y el proceso de corrección. Veréis que Jorge menciona cierto número de correcciones y habla también de cuántas lecturas hicieron de la novela. La cifras no concuerdan, ¿verdad?, pues la diferencia entre las correcciones de las que habla Jorge y la cifra que dan es el número de veces que me puse a tocar las narices. Jorge es un caballero, pero tampoco puede mentir. Desde aquí le agradezco que no me llamara neurótico en público, aunque debo reconocer que...

...cerraba los ojos y veía esto. A Cris no le llega a gustar Orlando y nos envía a Julio y a mí un troyano.

Creo que ya no tengo nada más que decir. En la web de Pulpture están colgados los primeros capítulos de Orlando por si queréis echarles un ojo. Aquí os los pongo; no faltaría más. Siendo fiel al pulp, el estilo es ágil, aunque no me quedaba otra. Eso de escribir a contrarreloj y respetando al diccionario y la gramática es bastante difícil. Luego pasa lo que pasa. Menos mal que mis editores hacen bien su trabajo.

Sobre la continuación de la novela, de nuevo siendo fiel al estilo pulp, me gustaría decir que no me marcaré un George R.R. Martin. De hecho, ya tengo el borrador del segundo bolsilibro. Aunque, de todas maneras, Pulpture tiene muchos libros de lectura rápida y publican a un ritmo vertiginoso. No habrá vacío de pulp entre un libro y otro. Como avance, hay un bolsilibro de terror de próxima publicación con una pinta estupenda y una nueva antología del mismo género.

Y esto es todo. Espero no haberos aburrido. Principalmente porque dicen que el punto fuerte del libro es el humor.

PD: En el bolsilibro no hay viñetas de Mafalda, lo prometo. Los editores dijeron que no sería correcto. En su lugar, hay una serie de ilustraciones hechas por los editores y Sergio Correa Durango, un artista excepcional.

3 comentarios:

  1. Terminé de leer Orlando justo ayer por la noche * . * y me encantó.
    La ambientación está muy trabajada y Orlando tiene cada puntazo... je, je. Sus aventuras son muy divertidas y me gusta mucho cómo tratas el tema de la identidad.
    Todos los personajes parecen fichas de ajedrez dentro del tablero que es Collieridge Road, es fascinante ver cómo con unas pocas pinceladas nos muestras el rico abanico de personajes: los nobles, el rey Richard, Puño de Trueno, Wallace, los obreros, los habitantes de la mansión de Violet...

    Quiero saber más sobre el vengador, su origen, ¡todo!

    Esta primera parte de Orlando es adictiva y cortar justo ahí... aish... eres cruel ;)

    Por mi parte estoy deseando leer esa segunda parte y en cuento tenga un poco de tiempo te prepararé un reseña en Epidemia.

    Por cierto en "El corazón hace pulp pulp" yo también fui más bien mojigata xDD
    Desolación en Bluestone es muy light en cuanto a erotismo se refiere.

    Ah, para terminar comentarte que me he pasado por la entrada anterior para aportar mi granito de arena a esa reflexión sobre la belleza y el arte.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ana.

    Lo de las pequeñas pinceladas no me quedaba otra porque por primera vez en mi vida me pusieron un tope para escribir y me obligaba a estrujarme el cerebro para apretujarlo todo. De hecho, me acabé pasando por 2000 o 3000 palabras xDD Para la segunda parte ya supe organizarme mejor, aunque es un poquito más larga, pero con un final más desarrollado.

    Tu relato me gustó mucho por eso, porque no era tan explícito como los otros, pero trataba el tema del sexo de forma más abierta xDD El mío era así de refilón, aprovechando que tenía a un cura como personaje.

    Ya leí tu entrada y ahora te respondo, que el comentario tenía miga :P

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Una auténtica gozada. Los mejores 7 euros que se puedan invertir en un libro que no tenga las páginas amarillas, quebradizas y llenas de moho. ¡Nadie más te dará tanto por tan poca pasta!
    Fuera de bromas, quien no la haya leído todavía, ya está tardando. Orlando toma los tópicos de las historias de capa y espada y los mete en una batidora junto a lo mejor de las de superhéroes para ofrecer un producto fresco y sin adulterar. ¡Salud!

    ResponderEliminar